Recomendaciones sistemas de riego

Compartir:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Contar con un sistema de riego automatizado nos permite obtener el jardín irrigado sin estar pendiente de ello, pero no por eso obtendremos mejores resultados o mayor eficiencia que un riego manual. Un sistema de riego aumenta su eficiencia cuando se consideran los siguientes ítems: Zonificación: cuando se consideran áreas de sombra, semi sombra y soleada en distintas zonas ya que requieren distinta cantidad de aporte de agua (Lámina Neta de Reposición, LNR) para llegar a capacidad de campo, que es la humedad óptima en el suelo para el desarrollo de las plantas. Cuando se tiene en cuenta la topografía, en zonas con pendiente una gota gruesa puede causar erosión y un riego prolongado pérdida por escorrentía. Las zonas bajas pueden verse inundadas o encharcadas y con acumulación de material y las lomas con deficiencia de agua y pérdida de suelo. Injerencias climáticas: el viento es un factor que nos puede jugar una mala pasada provocando una considerable deriva en superficies irrigadas con emisores de gotas finas. La lluvia aporta muchas veces la cantidad de agua necesaria, instalar un sensor de lluvia en el sistema de riego evitará que este trabaje en situaciones innecesarias. El tiempo de riego: la pluviometría (cantidad de agua entregada sobre una superficie en un tiempo determinado) debe ajustarse a una LNR de 6mm en verano, 4mm en primavera y otoño y 2mm o menos en invierno. El suelo arenoso tiene una alta tasa de absorción por lo que no permite evidenciar si se está aplicando mayor cantidad de agua que la recomendada, por ello es recomendable dividir el tiempo total en 3 aplicaciones para evitar la pérdida de agua por percolación. El momento de riego: cuando se riega en una franja nocturna evitamos la pérdida por evaporación que ocurre durante el día, más aún si se cuenta con emisores de gota fina. Otra ventaja es que durante la noche son menos frecuentes los vientos intensos que generan derivas. Superficie: otra forma de aumentar la eficiencia es ajustar al máximo la superficie de riego, evitar regar zonas innecesarias como senderos, caminos, solados, patios, decks, parcela vecinas, calles o cualquier otro elemento que no requiera se irrigado. En resumen, un sistema de riego mejorará su eficiencia cuando sólo riegue superficies necesarias, el tiempo de riego sea el adecuado para cada zona, se aplique en 2 o 3 veces durante la noche y cuente con un sensor de lluvia.