¿POR QUÉ ES IMPORTANTE CONOCER NUESTRO SUELO?

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

La Semana Mundial del Suelo se celebra del 19 al 23 de abril con el objetivo de generar conciencia sobre los beneficios de los suelos para la salud humana y el desarrollo sostenible. El suelo es un recurso no renovable, se necesitan 500 años para que se formen de manera natural 2 cm de suelo fértil.

El suelo de Costa

Costa se ubica sobre un suelo arenoso con escasa diferenciación de horizontes, baja cobertura vegetal y susceptible a erosión eólica.

Diferencia entre dos tipos de suelo:

Cómo actuar en nuestro suelo

El suelo arenoso es un gran germinador, pero carece de nutrientes. Al momento de interactuar con el paisaje de médanos, es importante considerar las especies autóctonas, las adaptadas y las que pueden hacerlo incorporando sustrato.

El sustrato puede ser compost o lombricompuesto, que podemos hacer en casa con los desechos orgánicos que generamos, también podemos hacer uso del mantillo que se genera debajo de las acacias, en el vivero del barrio usamos un sustrato formado por arena, compost comercial a granel y mantillo extraído de las acacias.

El suelo y su cobertura

La cobertura, entre otras cosas, evita o reduce distintos tipos de erosión, pero ¿con que cubrimos el suelo de nuestros jardines? el césped en panes o rollos es la opción más utilizada pero no la más eficiente, por el contrario, esta práctica empobrece los suelos de extracción y aumenta la demanda de agua en los sitios de implantación, si buscamos un jardín sustentable debemos utilizar los recursos que nos provee el ambiente, la gramilla (Cynodon dactylon) es una especie nativa, perenne, rastrera, con estolones superficiales y rizomas profundos y vigorosos, que comienza a vegetar a principio de primavera, normalmente hasta mediados de otoño. 

Gramilla en ambiente natural sin riego complementario: 

Pasto de campo con alto requerimiento de riego:

También podemos cubrir el suelo con especies rastreras o con materiales como mulch o pinocha, lo importante es que nos adaptemos lo mejor posible al suelo y al ambiente que tenemos.