MANTENIMIENTO, LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE TANQUES DOMICILIARIOS DE AGUA

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Los tanques de agua domiciliarios están expuestos a contaminación por la acumulación de impurezas, suciedad, partículas en suspensión ajenas al agua potable. En la red interna o domiciliaria se produce la mayoría de las contaminaciones bacterianas, por lo que las tareas de inspección sanitaria, limpieza y desinfección de los tanques de agua garantizan almacenarla en buenas condiciones. Se recomienda la limpieza y desinfección de las instalaciones cada seis meses o en su defecto, nunca dejar transcurrir más de un año.

Además, se debe prestar atención a las posibles fisuras o roturas de las cañerías de distribución (principalmente aquellas bajo tierra) que también constituyen una posible vía de ingreso de contaminantes.

La limpieza y desinfección de los tanques de almacenamiento de agua corresponde al propietario. Antes de proceder a la limpieza y desinfección de cualquier sistema de abastecimiento de agua potable, es conveniente:

– Inspeccionar las cisternas y los tanques observando que no presenten fisuras de ninguna naturaleza.

– Inspeccionar las tapas, las cuales deben poseer cierre hermético para evitar la entrada de pájaros, ratas o insectos. De no ser así o presentar roturas importantes, reemplazarlas.

El procedimiento recomendado para la limpieza de tanques e instalaciones es el siguiente:

A -Limpieza de Cisterna:

1. Prepare una reserva razonable de agua en recipientes limpios para usar en los baños y para uso, pues durante la operación de limpieza y desinfección no contará con su provisión, a partir de este momento deberá mantener todas las canillas cerradas y no descargar los depósitos de los inodoros.

2. Apague la bomba que eleva el agua al tanque de reserva o la bomba presurizadora si no posee tanque de reserva, cierre la válvula de ingreso de agua y vacíe el contenido de la cisterna con un limpiador de fondo de piscina u otro elemento que permita el vaciado completo, intentando retirar todo el sedimento del fondo, dejando éste lo más limpio posible, luego enjuáguelo con agua limpia y seque con trapo de piso.

3. Abra la válvula de ingreso de agua de red y mientras se empieza a llenar agregue medio litro de lavandina de primera marca en la cisterna de 1.000 litros de agua o un litro de lavandina para cisternas de 2.000 litros.

4. Una vez lleno, con algún elemento agite el agua de manera de asegurar que la lavandina se haya mezclado bien, y deje reposar 1 hora.

5. Finalizada su desinfección, coloque adecuadamente la tapa de la cisterna evitando que pueda ingresar suciedad, si posee tanque de reserva, continúe con el punto B, sino salte al punto C.

Nota: Se recomienda instalar previo al ingreso a la cisterna un filtro para retener partículas finas.

B -Limpieza del Tanque de Reserva Elevado: (mientras se desinfecta la Cisterna y con la bomba elevadora apagada)

1. Vacíe el tanque de reserva, preferentemente por la válvula instalada a ese efecto, que descarga el agua por fuera de la red interna, en caso de no poseerla, vacíe totalmente el tanque abriendo varias canillas de agua fría, retire la tapa del tanque y el sedimento acumulado en el fondo del tanque, utilizando elementos como trapos de piso, escoba y pala de basura.

2. Enjuague el fondo con agua limpia y vuelva a secarlo con trapo de piso evitando que la suciedad ingrese al caño de conexión con la vivienda y ponga nuevamente la tapa del tanque verificando que quede bien sujeta.

3. Habiéndose cumplido los 60 minutos de espera de desinfección de la cisterna, encienda la bomba que eleva el agua desde la cisterna hacia el tanque de reserva y espere a que la misma se detenga por haberse llenado el tanque de reserva.

4. Desde que el tanque se llenó, espere 60 min para asegurarse que se haya desinfectado el sistema de bombeo y el tanque de reserva.

C -Limpieza de las Instalaciones internas. (cañerías, canillas, termotanque y depósitos de inodoro)

1. Cumplido el tiempo de desinfección del tanque de reserva (o de la cisterna en caso de no contar con tanque elevado), abra simultáneamente todas y cada una de las canillas, de piletas, bidet, duchas, frías y calientes, accione las descargas de inodoro deje salir el agua hasta notar el fuerte olor a cloro en todas y cada una de ellas.

2. Cierre todas las canillas en el mismo orden en que las fue abriendo. Esta operación es muy importante para desinfectar todas las cañerías e instalaciones de agua fría y caliente de la casa. Este agua no debe beberse ni utilizarse para ningún fin y se debe tener cuidado ya que de salpicar la ropa la podría manchar. No se preocupe si el agua sale con una tonalidad marrón rojiza, es esperable que salga oscura.

3. Deje el sistema en estas condiciones durante 60 minutos para que el cloro actúe.

4. Vuelva a abrir todas y cada una de las canillas de la casa, incluidas duchas, bidet, bañeras, etc, descargue el depósito del inodoro, deje salir agua hasta que note que el olor a cloro vaya atenuando. En esta operación puede ocurrir que se vacíe el tanque de reserva, si eso ocurre espere que se vuelva a cargar, en este caso puede ocurrir que en alguna cañería se genere un tapón de aire, no se preocupe, cierre las canillas hasta que se recupere el tanque de reserva y vuélvalas a abrir para eliminar el agua con cloro que aún quede en las cañerías.

5. Una vez concluida la desinfección y ya no sintiéndose olor a cloro en el agua podrá usarla para todos los usos, incluidos la preparación de comida y para bebida, puesto que el agua de red es potable y sus instalaciones ya estarían desinfectadas. Repita la limpieza y desinfección de las instalaciones cada seis meses y nunca deje transcurrir más de un año entre operaciones.